diciembre 23, 2004

Reviviendo Historias...

Hace tres años conocí un chico, no vivía acá. Después de conocernos y de muchos meses de charlas hasta la madrugada empezamos a salir. Así estuvimos dos meses, hasta que por razones x decidí dejarlo, pero puedo asegurar que cortar esa relación me dolía mas a mi que a el. Se que la forma no fue la mas adecuada, mas que la forma diría que el medio de comunicación no lo fue. Dejar a una persona por teléfono es de cagona, y si fui cagona. No sabia como enfrentarlo, pensé que era lo mejor para él pero en realidad lo que estaba haciendo era lo que resultaba mas fácil para mi. Termino consolando a la chica que lo dejaba que no podía parar de llorar, porque sabia que no estaba tomando una decisión de la cual no se fuera a arrepentir tiempo después. Y así fue.
Paso el tiempo y me arrepentí, me di cuenta que había perdido al único flaco que me había cuidado como nadie, al flaco mas dulce del mundo, ese que se fija en los detalles, que esta atento a las cosas que te gustan, ese al que le dije que me gustaba la rhodesia y me regalo una cada vez que vino a verme, al que viajaba para verme aunque sea dos horas, a ese que me trajo un domingo desde san isidro en auto hasta la puerta de mi casa, me dejo y se fue, todo para que no venga sola, a ese chico que tanto quería y que tanto lastime.
Pero tuve Coraje, ya se que no sirve tenerlo dos años después, y le mande un mail pidiéndole disculpas. Tiempo después nos habíamos agregado al MSN y empezábamos el histeriqueo, las charlas nocturnas, las revelaciones. Me entere de todo lo que lo había lastimado, que me había llorado, que nunca había dejado de usar una billetera que le regale, que nunca había dejado de pensar en mi. Las cosas se enfriaron, pero nadie sabe bien porque hace unas semanas empezamos de nuevo a buscarnos mutuamente. El tiene novia y piensa que yo estoy con alguien, si ya se.. típico de mujer...porque no estoy con nadie, pero hoy a la noche hablamos mas concretamente sobre el reencuentro que nos debemos. Los dos sentimos que el otro es una materia pendiente y los dos tenemos ganas de terminar con esa materia pendiente...
No entiendo mucho que es lo que pasa, ni lo que me pasa, solo se que en las dos horas y media que estuvimos hablando las mariposas en mi panza no dejaron de dar vueltas.... los recuerdos estuvieron tan frescos que no parecían de hace tres años... y que ganas de que ese encuentro fuese hoy no faltaron....
Por lo pronto parece que habrá que esperar hasta febrero....
Después les cuento...

|